No hay duda de que las compras de muchos servicios y productos hoy día empiezan en Internet. Aún cuando la venta se materialice en el mundo físico (en una tienda), Internet será la puerta de entrada por excelencia para muchas personas. Entonces la pregunta es evidente; ¿estas preparado para que el cliente potencial incline la decisión de compra hacia tu negocio? Eso es competitividad en toda su expresión, si aún no tienes una página Web, y si la tienes y no realizas algún tipo de SEM, tu competencia estará feliz de ello.

Desde los inicios de Internet, y la aparición de los dominios .COM., .NET, .ORG, etc., millones de sitios Web han invadido los servidores que sirven de nodo a la gran red de Redes. La primera, y lógica, manera de reaccionar a esa avalancha fue organizar dichos sitios Web (o páginas Web como se conocen popularmente) en directorios. Las grandes bases de datos de páginas Web, clasificadas de acuerdo a los deseos de sus administradores se hicieron ineficientes y time consuming. No obstante, para ese momento era la tecnología que imperaba.

Desde su aparición, Google impuso los avances que se venían cocinando en grandes centros de investigación: Los Robots rastreadores de páginas Web. De allí en adelante todos los grandes buscadores comenzaron a utilizar, arañas, como también se les conoce a estos Robots. Un Robot, araña o rastreador de páginas Web no es más que una pieza de software que se encarga de “visitar” e indexar en grandes bases de datos las páginas Web existentes en el universo Internet, de tal manera que la tarea no sea manual si no más bien automática. Los robots o rastreadores de páginas Web hacen su trabajo constantemente visitando millones de servidores y tomando lo mejor de cada página.

Hasta acá todo parece lógico y razonable. Pero, una de las grandes innovaciones, en la forma de hacer negocios, especialmente publicitario, nació precisamente de estos conceptos; los buscadores. Cansados de visualizar publicidad no solicitada (Banners, Ventanas Emergente “Pop-Ups”, Rascacielos, etc.), muchos usuarios veían o ven invadida su privacidad y hacen trucos para no visualizar bombardeos digitales no deseados, constantes e indeseables.

El concepto de SEM (Search Engine Marketing) es una estrategia de Internet Marketing para realizar publicidad (implícita o explícita) basada en motores de búsquedas, en donde anuncios (principalmente basados en textos) que no molesten la navegación de los usuarios aparecen en las pantallas, asociados básicamente a las palabras de búsquedas que han realizado dichos usuarios.

A partir de allí surgen muchos interrogantes: ¿Cómo aparecer en las primeras posiciones de los buscadores? ¿Puedo realizar una campaña de publicidad basada en buscadores? ¿Es gratis o debo pagar por ello? Las respuestas son sencillas: 1) si es posible realizar una campaña de publicidad basada en buscadores y 2) se puede hacer pagando o de forma gratuidad. O más bien campañas explícitas (pagando por una campaña) o implícitas (optimizando mi página para que ocupe los primero lugares de forma gratuita – SEO).

Veamos un ejemplo. Si un usuario quiere viajar a Madrid (España) e introduce las palabras “viajar a Madrid” en el buscador Google, le aparecen los resultados normales o naturales de la búsqueda, y adicionalmente le aparecen “enlaces patrocinados” usualmente a la derecha y el lado superior de su pantalla, asociados a: viajes, alojamiento, paseos, etc., todo ello asociado a Madrid. El buscador analiza el contenido de las palabras de búsquedas introducidas por el usuario, y automáticamente muestra 2 resultados: los resultados normales u orgánicos de la búsqueda (gratuitos) y los patrocinados (pagados) por clientes quienes quieren publicitar sus palabras.

SEM pertenece a la categoría de Internet Marketing, sus exponentes más relevantes con: Google Adwords, Yahoo Search Marketing y Microsoft AdCenter. La idea de SEM es muy sencilla, preparar una campaña de publicidad pagada basada en SEM, aborda los siguientes pasos:

  1. Definir los objetivos (vender, presencia, etc.),
  2. Determinar la inversión presupuestaria,
  3. Diseñar el anuncio que aparecerá asociado a las palabras claves en las búsquedas de los usuarios,
  4. Definir el conjunto de palabras clave (Keywords) las cuales harán que el anuncio aparezca cual se aparezcan las palabras claves, y
  5. Administrar y controlar la campaña a objeto de que se analice si está en línea con los objetivos definidos.

Ahora bien, el definir una campaña de publicidad de nuestros productos y/o servicios, presupone la disponibilidad de un presupuesto para tal fin. En tal sentido, la empresa anunciante,  quien realiza la campaña, paga cada vez que un usuario hace un Clic en el anuncio de la campaña.

Por su parte, el concepto de SEO, una sub-categoría de SEM, es la contra-parte de SEM, ya que muestra los resultados de las búsquedas que realizan los usuarios de forma natural, es decir, no son enlaces patrocinados. Los resultados son orgánicos o naturales, y lo más importante son gratuitos. Acá vale la pena destacar que lo realmente difícil es que podamos aparecer en las primeras posiciones del buscador sin pagar ni un centavo.

Si realizamos un ejemplo utilizando GoogleTM, y colocamos la palabra “Madrid” en el buscador y damos clic en buscar, la imagen muestran los resultados de la primera página de los resultados. Se muestran 2 tipos de resultados los patrocinados (pagos – Google AdWords) y los orgánicos o naturales (gratuitos). También podemos observar que hay 539.000 resultados naturales, por lo que aparecer en los primeros lugares de la búsqueda es todo un reto, y por supuesto, una oportunidad de negocio para los que aparecen en esa primera página de resultados. 

Ejemplo SEO
El optimizar nuestra página Web para que aparezca en los primeros lugares de un buscador (al menos de los más populares) es conocido como SEO (Search Engine Optimitation). Planificar y administrar una página Web, de tal manera que aparezca en las primeras posiciones es un reto para todo propietario de una página. Ello redunda en grandes oportunidades de negocio. Ya no basta con solo diseñar, desarrollar y publicar en Internet una página Web, hay que realizar ciertas tareas para que ocupe buenas posiciones a la hora de que nuestros clientes potenciales busquen servicios o productos asociados a nuestro negocio.

El concepto de SEO está de moda. Hay una lucha sin cuartel para figurar primero. Cursos y formación SEO, consultores, asesores y todo tipo de servicios son ofrecidos en Internet cada vez más. El ocupar los primeros lugares sin necesidad de pagar una campaña de publicidad es todo un reto. Al fin y al cabo, muchos usuarios harán Clic en aquellas páginas que mejor se adapten a las necesidades de búsquedas.

Tú puedes hacer SEO sin que te cueste mucho, basta con aprender el concepto y la mecánica de los robots y los buscadores, y podrás abordar “campañas” gratuitas en Internet. Algunos principios del manual del SEO son:

  • Planifica muy bien la página Web antes de realizarla. El SEO comienza con una buena estructura de un sitio. Evitando el exceso de Flash, Imágenes, y Frames.
  • Identifica las palabras claves (Keywords) de tu página Web. Es una labor de tormenta de ideas, en donde, deberás ponerte en los zapatos de tu cliente potencial y tratar de identificar que palabras o grupos de palabras utilizaría una persona para llegar a tu página. Puedes realizar una pequeña investigación con familiares, amigos, compañeros y/o colaboradores, e incluso, puedes preguntar a personas que no conoces como harían para conseguir tal servicio o producto.
  • Utilizar contenido imán. Atractivo. Que atraiga visitantes y por consiguiente que genere tráfico a tu página. A los buscadores les encanta las páginas populares, con ello obtendrás buena posición. El contenido debe ser fresco y relacionado con la temática de tu negocio. Escribe un Blog, incluye noticias, todo ello ayuda a tu página. Cuando escribas asegúrate que las palabras claves estén presente en el texto.
  • Intercambia enlaces con otras páginas Web, de tal manera, que páginas de importancia apunten a tu página. Los buscadores suelen dar mucha importancia a la “popularidad” de las páginas.
  • Asiste a algún curso o formación SEO, suelen proporcionar herramientas para el SEO y consejos útiles.
  • Controla y sigue los acontecimientos de la página, como los motores de búsquedas ven a tu página.

En resumen, los motores de búsquedas se han convertido en poderosas herramientas de publicidad. Los principales ingresos de Google vienen de ese concepto. Los resultados de las búsquedas que realizan los usuarios se manifiestan en enlaces patrocinados (de pago) o naturales (gratuitos). Podemos realizar una campaña que garantiza que nuestros anuncios se visualicen en las posiciones reservadas vía el pago, por el contrario es posible realizar una campaña gratis a través del concepto SEO, el cual básicamente persigue optimizar nuestra página Web para que ocupe lugares de relevancia.