Introducción

Definitivamente vivimos una era de diseño. Comprarse un nuevo smartphone, echar un ojo por tiendas, centros comerciales, o simplemente salir a la calle, vemos diseño por todas partes. El Design Thinking y la comunicación visual está de moda y lo seguirá estando. Cafeterías, relojerías, telefonía móvil, patinetes eléctricos, tecnología, muebles, y en general, el diseño se ha puesto al alcance de todos. Y, sobre todo, esa tendencia irá a más y no a menos.

Y no es casualidad que, fabricantes de componentes de bicicletas como Shimano, servicios turísticos con Airbnb, zapatillas deportivas como Under Armour, grandes bancos y compañías de seguros, estén recurriendo a esta metodología para saber cómo el diseño de sus productos y servicios, puedan encajar en la mente de los clientes y consumidores.

Ningún sector se libra del Design Thinking, desde tiendas de muebles como Ikea, hasta fabricantes de bicicletas como Shimano, no escapan a la ola de aplicaciones que se dan alrededor del mundo.

Particularmente, nosotros en ITMadrid IT Business School, la utilizamos para diseñar nuestros cursos virtuales, incorporando las demandas de nuestros estudiantes. Realizamos encuestas e investigaciones entre nuestros alumnos para enterarnos de lo que les gustaría (crear Empatía) de nuestros cursos online o e-Learning.

Contenido

  1. Breve historia de Design Thinking
  2. Qué es Design Thinking – El concepto definitivo
  3. Para qué sirve el Design Thinking
  4. La metodología de Design Thinking: paso a paso
  5. Dónde y cómo aplicar Design Thinking
  6. Por dónde comenzar
  7. Conclusiones

1.- Breve historia de Design Thinking

Debo decir que el término no es nuevo, ya en 1959 John E. Arnold lo introdujo en el área de ingeniería. En 1973 Robert McKim lo utilizó en su libro Experiences in Visual Thinking, y posteriormente fue llevado a la Universidad de Stanford (USA).
Pero donde el concepto tuvo un impulso, que se mantiene hasta hoy, fue en 1991 cuando fue adoptado por la David M. Kelley, quien fundó la empresa IDEO para trabajar el concepto.
A partir de entonces, el concepto no ha hecho más que crecer y expandirse a todas las áreas de interés de los seres humanos.

2.- Qué es Design Thinking

Design Thinking, en español, pensamiento de diseño, es una metodología o proceso que permite o facilita la solución de problemas, el diseño y desarrollo de productos y servicios de todo tipo y sectores económicos, utilizando para ello equipos altamente motivados, y la innovación y creatividad como motores o mantras. Y siempre teniendo al ser humano como el centro de atención. Es por elle que muchas veces también se conoce como: human-centered design (diseño centrado en lo humano).


3.- Para qué sirve el Design Thinking

Como hemos comentado, el Design Thinking puede aplicarse prácticamente en cualquier sector, con o sin fines de lucro, público o privado, digital o analógico, y en general sirve para:

  • Resolver de problemas de forma creativa e innovadora
  • Diseñar y desarrollar productos o servicios
  • Rediseñar procesos de negocios
  • Emprender y crear empresas (Startups)
  • Crear un Plan B de vida
  • Diseñar crear una presentación de negocios
  • Diseñar cursos virtuales u online

4.- La metodología de Design Thinking: paso a paso

Como toda metodología, Design Thinking tiene una serie de fases o pasos que debes realizar para poder aplicarla con éxito. Los pasos son:

  • Empatizar. La metodología de Design Thinking está relacionada con el diseño centrado en las personas, de allí su importancia. Y para ello es clave empatizar con esos clientes y/o usuarios potenciales. Es la primera fase o paso de la metodología. Y para empatizar o conocer más las necesidades de esos clientes/usuarios potenciales se sugiere el uso de técnicas específicas, algunas de ellas son:
    • Entrevistas en profundidad
    • Qué, cómo, por qué, para qué y dónde
    • Etnografía
    • Observación (encubierta o no)
    • Grabación de video
    • Moodboard (muro estilo Facebook)
    • Focus Group
    • Etc
  • Definir. Una vez de conocer las necesidades y/o carencias de nuestro target, debemos pasar a definir el problema. Y es realmente sencillo, el equipo debe centrarse en los hallazgos (insights), el deseo o necesidad del target, y para ello, sencillamente debe definir el problema o reto que tiene adelante. Luego el equipo debe validar este hallazgo con el mercado para ver si está en lo correcto.
  • Idear. Es una etapa de creatividad, innovación y realismo puro y duro. En donde a partir de la necesidad de tu público objetivo (target), presentas ideas (no importa que sean inverosímiles) para optar a las que encajen mejor con una solución viable. El reto es creativo. Neuronal. Poner las mentes del equipo a funcionar. Se requiere de un espacio, ideas, herramientas, materiales y todo tipo de utensilios que consideres.
  • Prototipar. A partir de la idea seleccionada, comienza lo que se denomina “pensar con las manos”, en donde el objetivo de esta fase es lograr una maqueta o prototipo lo más cercano a la realidad de la solución deseada. De tal manera que podamos validar posteriormente, y quizás lo más importante, que resuelva las necesidades iniciales de tu público objetivo.
  • Testear o probar. Por último, la fase de probar si el prototipo logrado encaja como solución.

5.- Dónde y cómo aplicar Design Thinking

Hemos comentado que el Design Thinking es posible aplicarlo prácticamente en cualquier sector o actividad. Algunos ejemplos y casos de usos son:

  • Educación. Por ejemplo, para diseñar y desarrollar cursos online/virtuales. También se ha utilizado para el diseño de mobiliario de las aulas de clases, dando así nuevas funcionalidades para pizarras y pupitres. Un claro ejemplo de ello: Steelcase
  • Banca. El mundo de las finanzas no escapara al Design Thinking. Nuevos tipos de cuentas, tarjetas, Mobile Pay, etc. Un ejemplo es Bank of América
  • Internet. Es famoso el caso de Airbnb, la cual a los huéspedes quien alquilaban apartamentos, les exigió fotos de calidad, que mostrarán una buena experiencia de la estancia.
  • Empresas de seguro
  • Sanidad
  • Periódicos
  • ONG
  • Cadenas de supermercado
  • Etc

6.- Por dónde comenzar

Siempre se comenta que es mejor empezar por lo pequeño e ir ganando velocidad. Escoge alguna iniciativa, producto/servicio o problema que sea fácil de abordar. En donde la solución tenga un impacto en toda la institución y que sea visible para todo.
El capacitarse y/o formarse en la metodología Design Thinking es clave. De la mano de un consultor o formador con experiencia es un buen punto de partida.

7.- Conclusiones

La vorágine de un mundo VUCAD no nos da tregua. La competencia se ha “exponenciado” en los últimos años. No dejemos que factores externos nos haga perder capacidad competitiva.
Vivimos y viviremos un mundo cada vez más abierto a la creatividad e innovación. Una era digital (la D de VUCAD) y la globalización apalancadas por Internet es imparable. Grandes empresas así lo han entendido y trasladado a su organización. Para ello el liderazgo juega un rol fundamental.

El Design Thinking como metodología, no solo para diseñar y crear la próxima generación de productos y servicios, sino también que traslada a las organizaciones conceptos mucho más profundos como son:

  • La Inteligencia emocional
  • Motivación
  • Emociones
  • Innovación y creatividad
  • concentración en los clientes
  • Liderazgo de equipos
  • Gestión de personas

Al fin y al cabo, el Design Thinking es una cuestión de personas y sus relaciones/interacciones.

Si quieres aprender y llevar el Design Thinking a todo el personal de la empresa, nuestro Curso Online Fundamentos de Design Thinking ha sido especialmente diseñado con esta metodología, e incluye múltiples ejemplos y casos para dar ideas a los participantes.

Más información en: