¿Qué es un Business Case? En ITMadrid IT Business School definimos un Business Case como “un proceso, reflejado en un documento, que sirve de base para valorar la viabilidad financiera, estratégica y organizacional de una alternativa de solución a un problema, una oportunidad de negocio y/o simplemente la mejora continua de procesos de negocio. Su objetivo final es medir el impacto en la creación de valor de la alternativa recomendada.” Pues bien, uno de los movimientos de mayor penetración en la industria de Tecnología de la Información (IT) lo es sin duda el movimiento de Agile, o agilidad. Junto con Lean IT, Kanban, y Management 3.0, Agile-SCRUM se ha convertido en un framework que rápidamente lo adoptan las principales empresas alrededor del mundo, para gestionar los proyectos de nueva generación. Ya las viejas metodologías o marco de referencia están obsoletas ante escenarios de rapidez, calidad y management 3.0.

Es eso, las empresas necesitan agilidad para cerrar brechas como time-to-market, incrementar la calidad de sus productos y servicios, y mejorar los equipos de trabajo. SCRUM, precisamente encaja bien en esa nueva filosofía, y lo hace con un término que siempre ha estado presente entre nosotros, pero que pocos lo hacen con productividad: El TEAM.

El equipo es la base de SCRUM, la productividad de esos equipos es clave para lograr la agilidad que demandan las empresas, y al parecer SCRUM lo logra con amplia efectividad. Eso sí, se debe aplicar SCRUM de manera efectiva.

Ahora bien, ¿cómo encaja un Business Case dentro de SCRUM? Es factible desarrollar un Business Case utilizando el framewrok SCRUM para desarrollar nuestro proyecto. La respuesta a ello es afirmativa, pero antes de entrar en detalle en como la hace, es importante definir el elemento central de SCRUM: el Sprint. Un Sprint es el período en el cual se lleva a cabo el trabajo en sí. Es una unidad de tiempo, usualmente un mes, necesaria para completar un trabajo que incremente el valor de un proyecto o producto. Es por ello que un proyecto está compuesto de Sprint 1, 2, 3, …..N hasta completar el proyecto.

SCRUM está compuesto de Sprints, y se reserva precisamente el denominado Sprint 0 (cero), ese período de tiempo, muy corto en donde diseñamos y damos definición y formalidad al proyecto. Es ese período de tiempo en donde definimos, por ejemplo, el Project Charter del proyecto que vamos a desarrollar. Y precisamente en el Sprint 0 es donde elaboramos el Business Case del proyecto, es donde analizamos la viabilidad económica y financiera del proyecto, y podemos decir al cliente, que el proyecto no añade valor al proyecto.

Aquí aplicamos todas las técnicas necesarias para elaborar el Business Case formal del proyecto, en donde, valoramos las alternativas que tenemos, sus riesgos, estrategias y restricciones y proponemos aquella alternativa que más añade valor al negocio. La que más contribuye con la creación de valor para la empresa,

Otra cosa muy diferente es el Business Case de SCRUM. Para ello debemos comparar la alternativa del Framework SCRUM contra otros frameworks y metodologías para desarrollar proyectos IT, lo cual sería tomando en cuenta múltiples factores que analizaremos en otro post.

En conclusión, las metodologías agiles, en especial SCRUM, se reservan un espacio o apartado para definir un Business Case, que valore si un proyecto X es viable y/o simplemente aporta valor a la organización. De allí la importancia al concepto de Business Case dentro de la gestión de proyectos IT.