Introducción

Cada maestrillo con su librillo reza el dicho popular en la educación. Con la declaración de la pandemia y el consecuente confinamiento, muchas instituciones educativas, de todos los tipos y tamaños, se han visto forzadas a volcarse a la educación online de una manera precipitada. Una especie de paso a trompicones, sin conocimientos previos en la matera y acuciados por la necesidad.

Ese trasvase ha sido el verdadero Learning By-Doing que tanto pregonamos en el mundo de la educación online. Aún cuando el concepto de enseñanza virtual no es nuevo, ya que tiene muchos años con nosotros, si ha resultado un trago amargo para los negacionistas del concepto, que por muchos años no han creído en él, y lo han relegado, por activa o por pasiva a un segundo plano. Pero afortunadamente no les queda otra que invertir e implementar plataformas de todo tipo para que el “negocio” no pare.

Una de las tentaciones, y creo que es por pura ignorancia, es el hecho de acceder a la educación virtual traspasando (literalmente) todo lo que se hace en modalidad presencial a los cursos online. Vemos en redes sociales comportamientos similares a la presencialidad, Instituciones y profesores enseñando con pantallas gigantes de manera remota, convirtiendo los PowerPoints a PDF y publicándolos en el campus virtual, y son solo muestra de esa tentación que comentaba de traspasar lo que hacíamos en la enseñanza presencial a la virtual.

Al fin y al cabo, son años de enseñanza tradicional que no podemos despreciar, entiendo que es difícil innovar y cambiar en solo 3-4 meses, haciendo cursos virtuales de alta calidad. Cabe mencionar que la educación o enseñanza online o virtual tiene sus propios códigos, tiempos y estrategias. El objetivo es el mismo, enseñar a los estudiantes una técnica, concepto, competencia o habilidad, pero las estrategias y técnicas del mundo online son otras. Al fin y al cabo, son estudiantes, que en muchos casos están frente a un dispositivo aprendiendo un contenido que “alguien” ha publicado con ese propósito.

En aras de contribuir con ese gran trasvase de contenidos, de lo presencial a lo digital, os dejo 11 técnicas y/o estrategias que definitivamente contribuyen a enriquecer el concepto y hacer que los estudiantes estén motivados y confiados a aprende virtualmente.

Tengo esperanza que una vez haya finalizado la pandemia, la educación online sirva como herramienta y elemento impulsor de una verdadera transformación digital de la educación.

Tabla de contenidos

  1. Diseño Instruccional e-Learning (DIE)
  2. Learning By-Doing
  3. Project Based-Learning
  4. Conectivismo
  5. Flipped Classroom
  6. Taxonomías de Bloom (Revisadas)
  7. Microlearning
  8. Gamificación
  9. Design Thinking
  10. Evaluación online
  11. Interactividad

Las 11 técnicas e-Learning son:

  1. Diseño instruccional e-Learning. Decíamos que la educación online tiene sus propios códigos y estrategias de funcionamiento, y más aún cuando se trata de diseñar los cursos para entornos virtuales. El diseño instruccional e-Learning es clave para ello. Sin importar la metodología adoptada (por ejemplo, ADDIE), lo relevante son las metodologías y/o técnicas que utilicemos para mantener motivado al estudiante a aprender en un entorno que podría ser pesado para el o ella, y más aún cuando se encuentra solo frente a una pantalla. Siempre he asociado en diseño instruccional e-Learning con la arquitectura digital del aprendizaje, de tal manera de diseñar cursos altamente efectivos con técnicas innovadoras e interactivas que apoyen realmente al estudiante.
  2. Learning By-Doing. Es una de esa técnica por excelencia, a mi juicio, imprescindible en el aprendizaje online. Evitar a toda cosa que el estudiante esté visualizando vídeo tras vídeo, slide tras slide, paf tras pdf, etc. En su lugar debemos proponer casos o tareas prácticas, que motiven y reten al estudiante en búsqueda de una solución. Combinado con la teoría del Conectivismo, estimula al alumno a ir a otros nodos de aprendizaje por una solución y volver a mostrar resultado en el curso. Un curso sin Learning By-Doing es como una comida sin sal.
  3. Project Based Learning. Es una técnica hermana del Learning By-Doing, realizar un proyecto durante el aprendizaje, y si ese proyecto está relacionado con los intereses del estudiante mucho mejor. Al finalizar el curso, el estudiante tendrá en sus manos un valor que va más allá del aprendizaje per sé.
  4. Conectivismo. Es una teoría de aprendizaje digital de esta era. Fue la base de los populares MOOCs. Y su concepto es muy simple, conectar a los estudiantes con diferentes nodos de aprendizaje, para sí fortalecer su aprendizaje. No todo el aprendizaje está en el curso, existen portales con excelentes lecturas, y/o materiales multimedia que pueden complementarlo y ampliarlo.
  5. Flippled Classroom (Clase invertida). Es otra técnica muy útil a la hora de acceder a cursos virtuales. Lecturas previas a la clase, y luego cuando se vea el grupo (Zoom o MS Teams) trabajo práctico.
  6. Taxonomías de Bloom (Revisadas). Muy útiles para definir/diseñar cursos virtuales, sus postulados y niveles propuestos (Taxonomías) ayudan en el desarrollo de  cursos virtuales y su consecuente evaluación.
  7. Microlearning. Uno de los peores enemigos de la educación online ha sido desde siempre, adicional a la falta de interacción social, el aburrimiento y el abandono de los cursos. De hecho, el 90% de los MOOC no se finalizan, precisamente por lo anterior expuesto. Producto de ello nace el concepto de Microlearning. Un concepto que sirve para desglosar o descomponer cursos largos en pequeños objetos de aprendizaje, más efectivos y aprovechables. Por ejemplo, en lugar de tener un curso de MS Excel de 24 horas online, es mejor tener 12 cursos cortos de 2 horas c/u. De hecho, hay micro contenidos en vídeo que se sugiere no vayan más allá de 5 minutos de duración. En resumen, pequeños y concretos contenidos (vídeos, podcasts, infografías, imágenes interactivas, juegos, etc.) para combatir el aburrimiento y abandono de los cursos online.
  8. Gamificación. Es el mismo principio y base de Microlearning, pero en este caso aplicando juegos como medio impulsor del aprendizaje. En otras palabras, aprender a través de juegos. Está de moda y suele gustar/motivar a los estudiantes. Por ejemplo, en lugar de presentar la tabla periódica de los elementos en un PDF para su lectura, podemos hacer un tablero interactivo que muestre cada elemento con su símbolo y su narrativa, de manera interactiva. El estudiante lo agradecerá. Os obvio que convertir a PDF en el viejo archivo en Word es mucho más sencillo.
  9. Design Thinking. El diseño está de moda en todos los aspectos de la sociedad. En especial en los negocios y en el mundo empresarial. El concepto de design thinking persigue elaborar “productos o servicios” adaptado a las necesidades de las personas. En el campo del e-Learning, está de moda aplicar esta técnica para diseñar cursos online, de tal manera que podamos adaptarlos perfectamente a las necesidades de los estudiantes. Motivándolos y alentándolos a participar activamente en ellos.
  10. Evaluación Online. Otro elemento clave de los cursos online: ¿Cómo evaluar a los estudiantes? Para ello se proponen, en función del Diseño Instruccional e-Learning conceptos tales como el eProctoring, cuestionarios online, método del caso, gamificación, etc. Utilizando como base las Taxonomías de Blomm (revisadas) es fácil lograr un control de las evaluaciones en entornos virtuales.
  11. Interactividad. Lo decíamos anteriormente, no utilizar excesivamente vídeo tras vídeo, slide tras slide, pdf tras pdf, lecturas en pantallas demasiados densas, etc. En defecto, apostar por la interactividad y riqueza del multimedia de tal manera de mantener al estudiante alerta. Por ejemplo, un video interactivo, no solo presenta un contenido, sino que alerta al estudiante que viene una pregunta y debe responder y/o interactuar con él. Ídem para gamificación, y otros elementos multimedia. La próxima vez que vayas a realizar un curso virtual piensa en la interactividad de los materiales desarrollados y el estudiante. Lo agradecerán.

Conclusiones

  • El pasar de cursos presenciales (de toda la vida) a un curso virtual u online requiere de la aplicación de ciertas técnicas y/o metodologías.
  • No vale pasar literalmente los materiales a PDF y colgarlos en la plataforma virtual.
  • El diseño instruccional e-Learning, y la aplicación de técnicas específicas, mejorarán sustancialmente el resultado final.
  • Evitar a toda costa el aburrimiento, y consiguiente abandono de los estudiantes, en los cursos virtuales.
  • Incluir en lo posible una mezcla de técnicas tales como: gamificación, microlearning e interactividad
  • Learning By-Doing y Project Based-Learning son 2 métodos que ayudan mucho en el diseño de cursos virtuales. Mantén a los estudiantes, en lo posible, “haciendo” trabajos o tareas, de tal manera que aliente su creatividad y curiosidad por el aprendizaje. Son elementos clave.

En clave hacerlo bien. Se requiere la formación o capacitación del profesorado en educación virtual. Dominar la semiótica y las competencias básicas de esta era digital. La enseñanza virtual ha venido para quedarse, es una excelente oportunidad para incluirla, y con ello impulsar la transformación digital de la sociedad.

En ITMadrid IT Business School, una de las primeras escuelas de negocios virtuales en español, nos hemos focalizado a ello con nuestra Escuela de e-Learning. Hemos capacitado y seguimos haciéndolo a miles profesores alrededor del mundo.

Te invitamos a que le des un vistazo a nuestra oferta de cursos y programas en el área de Educación Online: