Tradicionalmente los CIOs, junto a sus directores de línea, cada año (algunos cada 2 y otros nunca) se reúnen con el objeto de revisar las “estrategias” que debe adoptar su departamento informático para mantener competitiva a la empresa. Algunos tienen un Roadmap de proyectos a 3 o 5 años, horizonte de tiempo significativo como ejecutar el plan definido, y otros ni siquiera se toman la molestia de definir formalmente una estrategia IT. Aun cuando muchos investigadores y estudiosos del management manifiestan, que todo gerente tiene una estrategia, escrita o no. Pero todos la tienen.

Debemos confesar, que en entrevistas realizadas a muchos CIOs, algunos de ellos reconocen que se reúnen con directores de negocios para definir esas estrategias IT.

Suena un poco más lógico.

Pero lo que realmente pasa con el pasar del tiempo, sencillamente que muchos de esos planes no logran ejecutarse, quedan obsoletos muy rápidamente, y quizás lo más preocupante, lo que se ejecutó realmente como estrategia IT (la oculta) no se parece a lo que se definió hace 3 o 5 años.

La respuesta a ese interrogante es obvia: el cambio.

Vivimos en una sociedad empresarial netamente cambiante. La vorágine tecnológica, de negocio y competencia imperante hoy día, demanda nuevos y dinámicos conceptos de gestión que faciliten que ese plan estratégico siempre esté vivo y vigente.

Y para que eso suceda, el movimiento agile es un concepto.

Definir un objetivo, y optar por el camino equivocado termina usualmente con consecuencias nefastas para el departamento de informática. Departamento que en muchas organizaciones califican como reactivo, en lugar de proactivo. Lo cual envuelve al departamento TIC en una especie de círculo vicioso del cual es difícil salir.

El coste de una mala estrategia IT, definida a destiempo, y desfasada del negocio, usualmente tiene consecuencias tales como:

  • Escenarios en donde el departamento de informática no sale bien parado
  • IT Shadow, las unidades de negocio terminan por buscar soluciones fuera de la empresa. Ósea, deja de lado al departamento IT
  • Usualmente el CIO es removido de su cargo.
  • Pérdida de credibilidad

Por el contrario, definir una estrategia IT agile, en colaboración con el Strategic Owner, redunda en trabajo en equipo y planes siempre actualizado para IT y el negocio. Un Strategic Backlog contiene las estrategias que más interesan al negocio en el corto plazo, es decir, ejecutadas en el próximo Strategic Sprint, lo cual redunda en soluciones alineadas a las necesidades de la empresa.

La planificación estratégica IT también ha cambiado. Definir estrategias y planes a 5 años ya no tiene sentido en un mundo tan cambiante y reactivo. Debemos asimilar nuevos paradigmas y mantra que le permita a la organización responder siempre a los desafíos y retos que nos impone el entorno.

Si deseas conocer cómo crear un Plan Estratégico IT de nueva generación, es decir, agile, colaborativo, comunicativo e innovador, te recomendamos el curso:

Planificación Estratégica IT Agile, de ITMadrid IT Business School. Curso disponible In Company.