A raíz de declarada la pandemia a nivel mundial, y la estrategia de confinamiento adoptada por muchos países, 2 conceptos han acaparado la atención de medio mundo: el teletrabajo y la educación online o virtual. Ambas con un obvio denominador común: la tecnología.

Aun cuando no es concepto nuevo per sé, ya que la Educación Online (e-Learning) ha estado entre nosotros por espacio de poco más de 20 años, no ha sido hasta ahora que ha acaparado la atención de todos hasta convertirse en Trending Topic en los últimos tiempos.

Hemos querido desde ITMadrid Escuela de Negocios reflexionar y presentar una retrospectiva o lecciones aprendidas relacionadas a la Educación Online durante esta crisis global.

Las 7 lecciones aprendidas:

  1. La tecnología ha salido al rescate. Como dice uno de los grandes analistas e-Learning del mundo, Josh Bersin la tecnología ha salido al rescate de las instituciones educativas. La tecnología nos ha permitido estar conectados con las instituciones, a la vez que ha servido para mantenernos comunicados en todo momento. Todo ello correlacionado con el crecimiento exponencial de compañías tecnológicas tal es el caso de Zoom, solo por citar un ejemplo. La tecnología en su expresión más amplia, incluyendo hardware, software y telecomunicaciones ha sido el “curriculum” digital que ha mantenido conectado a docentes y dicentes en todo el mundo.
  2. Pobre preparación en educación online. Se ha evidenciado la cuasi nula preparación en materia de Educación Online de muchas instituciones educativas (de todos los niveles). Hecho que ha permitido continuar y sacar un curso académico bajo mínimos, en donde el aprendizaje ha sufrido una merma importante. Era claro que las condiciones eran excepcionales y pilló a muchos sin la debida preparación.
  3. Aún en condiciones normales (sin virus) un porcentaje de las asignaturas deberán ser online. Desde ITMadrid Escuela de Negocios siempre hemos defendido la incorporación de la educación online en condiciones de normalidad. Es estratégico una reconversión de los modelos educativos, incluir a la tecnología como una herramienta de fortaleza y competitividad. Debemos trasladar y dotar a las nuevas generaciones de competencias y habilidades digitales, claro elemento presente en la sociedad global donde vivimos. Y seguro que irá a más en los años venideros.
  4. Flexibilidad de espacios educativos. La tecnología y en especial la educación online ha pregonado, desde sus inicios, flexibilizar espacios educativos, es decir, tutorías online, la comunicación fluida por canales digitales con estudiantes y padres, comunidades digitales de aprendizaje (los denominados nodos de aprendizaje que plantea el conectivismo), clases invertidas (Flipped Classrooms), Máster Class en línea, entre otras. Durante la pandemia ha quedado perfectamente demostrado, ya que los espacios educativos se flexibilizaron al máximo (100%) permitiendo a todos los roles involucrados estar conectados y trabajando en todo momento. Una nueva presencialidad que Sthepen Downes en su portal define como “Lo que te hace sentir algo”, en donde propone varios tipos de presencialidad: presencia cognitiva, social, de aprendizaje y de enseñanza.
  5. Educación de segunda. La educación online y el e-Learning siempre han sido catalogada como una educación de segundo nivel. Calificativo peyorativo que se ha ido ganado principalmente por la ignorancia en el concepto de gestores y docentes, mala gestión de la tecnología y las plataformas, falta de diseño y aplicación de técnicas instruccionales que ha derivado a malos contenidos multimedia. Todo ello ha sumido al concepto a una especie de arenas movedizas insalvable. Con claras deficiencias en importantes apartados como: estrategias e-Learning, aplicación de modelos educativos de nueva generación, inversiones tecnologías, capacitación del profesorado y una comunicación efectiva de esta era digital.
  6. Brecha socio-académica-digital. Otro punto de controversia e interés es el aspecto socio-académica-digital. El hecho de haberse forzado el pase a una educación online durante la pandemia ha exigido a los estudiantes poseer los medios tecnológicos (hardware y software) y un acceso a Internet de buena velocidad y cobertura, lo cual como sabemos es difícil cumplir por muchos colectivos, Quienes por sus condiciones adolecen de medios para poder costear tales demandas, obviamente verán ampliarse la brecha digital que tanto se pregona. De mantenerse esa situación en el tiempo, la educación podría potencialmente ampliar la brecha social que tanto se ha comentado. Impidiendo la igualdad tan necesaria en estos tiempos.
  7. Verdadero Learning By-Doing para el profesorado. Pasar prácticamente de la noche a la mañana a un modelo de educación online sin la debida preparación ha sido un verdadero quebradero de cabeza para muchos. Aunado a la falta de preparación del profesorado y responsables de las instituciones educativas, ha conducido a una especie de caos, forzando un verdadero Leaning By-Doing de la docencia online sin ninguna preparación y estrategia previa. Un profesorado poco formado y preparado digitalmente hablando, es una clara desventaja competitiva para las instituciones y las nuevas generaciones. Máxime cuando los “clientes” de estas instituciones son los denominado Millenials o nativos digitales.

Quizás lo relevante y sano de cara al futuro, es planificar la incorporación de la educación online, o mejor dicho lo digital, en nuestros centros educativos. Aplicando modelos y técnicas educativas y pedagógicas de nueva generación tal es el caso de Conectivismo, Flippled Classroom (clase invertida) gamificación, m-Learning, Learning By-Doing, Aprendizaje basado en proyectos (ABP), entre otras.

La nueva presencialidad como la definen los investigadores sugiere diferentes tipos de presencia: presencialidad cognitiva, social, de aprendizaje, etc. E incorpora para cada tipo, nuevas técnicas y herramientas de aprendizaje como son: interacción a través de dispositivos móviles, conferencias web, Manipuladoras Virtuales (herramientas virtuales de acción), laboratorios virtuales, gamificación, etc.

Para finalizar, es importante la innovación y creatividad aplicada a la educación, incluyendo nuevas técnicas y teorías de aprendizaje en la educación online. Como plantea John Lilly, un tipo de presencia competitiva, en donde “la necesidad de tener pautas curriculares para enseñar, moldear y capacitar a los estudiantes para que se conviertan en miembros progresivos, competitivos, productivos, transculturales y multifuncionales de una fuerza laboral global incorporada a la corriente principal del proceso educativo”.