La tecnología de la información y la comunicación nos tiene acostumbrados a frases, slogans y modas que prácticamente se nos imponen y nos “alteran” la forma de trabajar en nuestras organizaciones. Las últimas que he escuchado son:

  • Los Datos son el nuevo Petróleo del Siglo XXI (Big Data)
  • La Tecnología es el Dorado del Siglo XXI
  • La Transformación Digital de la empresa será la próxima frontera
  • El Internet de las cosas
  • M2M (Machine-to-Machine)

Son algunas de las frases populares escuchadas en el mundo de la tecnología de hoy. Y con toda razón, ya que el concepto de tecnología de la información o Digital Business, dentro de un entorno digital, globalizado, complejo y cambiante representa una de las ventajas de diferenciación más importante con que cuentan las organizaciones modernas.

El reto es analizar, comprender y evaluar cómo utilizar la tecnología de la información para lograr ventajas competitivas y crear valor para la organización. Y está claro que para hacerlo, hay que entender los conceptos tecnológicos que facilite y mejore la comunicación e integración del negocio. La empresa tal cual la conocemos se digitaliza a pasos acelerados, aquella que no lo hagan corren riesgos innecesarios. Ya saben.

Por su naturaleza los departamentos de tecnología de la información, informática o computación son una especie de “caja negra”. La visión que tienen de ella el resto de la organización es lo que Mintzberg define como el Mamut – Dependiendo como abordes al animal cada persona se hace una visión diferente de él. Presentar una visión holística de IT, su potencial para la organización y como nuevas tecnologías pueden añadir valor se hace estratégico para el negocio.

Por años, y es un secreto a voces, ha existido un gran divorcio entre IT y el negocio (con honradas excepciones) que no ha permitido que la tecnología se aplique y expanda por toda la organización y muestre todo su potencial de mejorar los procesos del negocio y por ende las cifras de negocio.

fortalecer-itLa dirección de finanzas sí que lo ha hecho con las finanzas de la empresa. Se ha encargado, al menos se deduce de las funciones de los responsables, de evangelizar la importancia del ahorro, el presupuesto y el uso eficiente del dinero de la empresa. Y quien duda de la importancia de las finanzas en le empresa. Cursos como “Finanzas para no financieros (financistas)” ha estado en el catálogo de cursos / seminarios de universidades corporativas, escuelas de negocios y empresas consultoras de todo tipo.

Paradójicamente, no ha sido lo mismo con la tecnología, conocida su relevancia y los elevados presupuestos alcanzados por las direcciones de tecnología de la información, se hace imperativo que se capitalice esa inversión y se expanda la cultura al resto de la organización. Los conceptos y técnicas utilizados ya no deben ser patrimonio exclusivo de la dirección de tecnologías. Conceptos tales como el Internet de las cosas IoT y la informática de usuarios se han encargado de traspasar las otrora barreras existentes, y han aterrizado en el argot de los usuarios libremente y con mucha fuerza.

No obstante, aun prevalece en la empresa la idea de esa especie de caja negra o departamento de “frikis” quien nadie entiende. Es tiempo de fortalecer la relación IT – Negocio a través de nuevas estrategias. Estrategias que para que la transformación digital tenga éxito, debe pasar por la gente para que no sea un fracaso más como tantos slogans y modas han pasado por las manos de los responsables tecnológicos.

Algunas de esas estrategias son:

  • Crear Intra-emprededores tecnológicos. Al igual que existe la formación de finanzas para no financieros (financistas), se debe formar a la fuerza laborar en Tecnología para no tecnólogos. La transformación Digital de la que se habla bastante, está condenada al fracaso si no se fortalece a la fuerza laboral con competencias tecnológicas. No solo enseñarles una tecnología puntual, sino más bien formarlos en las potencialidades de la tecnología en mejorar los procesos de negocio y las cifras o cuentas de resultados de la empresa.
  • Formar Digital-users. En la actualidad el concepto de Super-user o Power-user se limita solo a empleados con buen conocimiento del negocio, que sirven de puente entre IT – Negocio, en especial para toma de requisitos, gestión de la demanda IT y punto de control y pruebas de nuevas aplicaciones. El formar y fortalecer al resto de la plantilla, sin duda alguna aporta un grano de arena a eso que denominamos cultura digital, y a la mejora continua (vía la digitalización) en la calidad de los procesos de negocio.
  • Fortalecer relación IT – Negocio. Se deben acercar posturas, que el personal de IT escuche más al negocio y que el personal de Negocio pueda hacer propuestas basadas en tecnología. Se deben evitar desarrollar nuevas aplicaciones o soluciones tecnológicas desde una cima inaccesible para el negocio, los riesgos son altos y los errores pueden tener y un alto precio para todos.

En ITMadrid – IT Business School hemos preparado un curso de nuevo generación, denominado “Tecnología para no tecnólogos”, cuyo objetivos no son más que propiciar el nacimiento de intra-emprendedores tecnológicos en la empresa, alentar una cultura tecnológica organizacional. Proporcionar conceptos, ideas e iniciativas que puedan añadir valor al negocio, fortalecer la comunicación IT – Negocio con un claro horizonte de creación de valor, y lo más importante, impulsar y motivar a los trabajadores para que creen una especie de “ejercito” tecnológico que ayude a la empresa en su procesos de competitividad y generación de riqueza empresarial.

Más información del curso “Tecnología para no tecnólogos”:

informate