Por años, diversas organizaciones han utilizado el “modelo de silos” para gestionar las diferentes funciones que le dan vida a la empresa. Cada silo, se ha gestionado “cuasi” independientemente uno del otro. Como si se existiesen diferentes objetivos o visión de la empresa entre los departamentos a la cual pertenecen. Los enfrentamientos, a la hora de relacionarse unos con otros han sido documentados por múltiples analistas e investigadores. Es por ello, que los departamentos de operaciones, marketing, ventas, RRHH, legal e informática han gozado de libertad y autonomía en sus distintas maneras de afrontar los retos trazados desde la corporación, y desde el entorno en la cual se desenvuelve. Cada silo trabaja y se relaciona mínimamente con los otros, es claro, que existen excepciones a esta regla.

Precisamente de esa independencia a la hora de gestionar los recursos (finitos) de la empresa, el departamento de tecnología tiene mucho que decir. En particular, TIC ha utilizado, acompañando al modelo de Silos, el modelo de la acumulación sucesivo de tecnologías. Es decir, ante demandas del entorno y de otros silos internos en la empresa, ha reaccionado e intentando solucionar las presiones de demanda de servicios con modas tecnológicas, imposiciones y todo tipo de solución IT a la mano. Esto ha propiciado, con el pasar de los años, que informática se haya convertido en una especie de jungla tecnológica muy difícil de gestionar, auditar, y mucho menos de planificar un futuro prometedor para sí misma.

Este hecho ha llevado y convertido a TIC en un departamento reactivo sin la posibilidad de ser proactivo, y mucho menos, al menos en muchos casos, de no ofrecer o proponer, una verdadera organización IT-Driven como lo justifican y lo requieren los tiempos actuales.

Es que en una Organización IT-Driven, la tecnología de la información y comunicación debe estar en el centro de las grandes decisiones empresariales. El CIO debe convertirse en una especie de impulsor de modelos de cambios y de unión de los silos, en donde se impongan conceptos tales como crear valor para el negocio, el trabajo colaborativo, la agilidad empresarial, la centralidad en los clientes, repensar los puestos de trabajos de los empleados, y en definitiva, diseñar eficientemente una nueva experiencia de usuarios de clientes y empleados con la empresa.

Y cómo logramos esa organización IT-Drive, sencillamente transformando la filosofía o pensamiento del departamento TIC, al transformar sus relaciones y procesos con el resto de los Silos, en verdaderos canales de comunicación e información. Deberá crear canales de dirección y gestión eficientes que faciliten la colaboración entre ellas.

Muchas de esos procesos internos de IT deben ser re-definidos, re-modelados y puestos en las manos de los usuarios de los silos de la empresa, que en definitiva podrán gestionar sus áreas de negocios con información clara y precisa. Una propuesta que viene cobrando fuerza para lograr tal objetivo, es el uso de herramientas de nuevas generación que sirvan de comunicación y colaboración entre ellas, facilitando procesos tan importantes como son: la gestión de la demanda IT, del portfolio de proyectos, de las incidencias técnicas, métricas e indicadores de gestión, solo por mencionar unas pocas. Y aquí, y solo por mencionar una empresa, Atlassian y sus productos viene haciendo un excelente trabajo para ayudar a los departamentos a repensar la forma de relacionar a los silos de la empresa a objeto de hacerlos más eficientes, y al mismo tiempo, poner orden a la jungla IT que hemos creado.

La transformación filosófica del departamento de informática se convierte en una excelente oportunidad para repensar todo lo que ha venido haciendo el departamento TIC, y re-hacerlo desde el principio, con visión de medio y largo plazo para fortalecer su liderazgo y ayudar a la empresa en el cambio de modelo de gestión, para ello pensamos que debería incluir, cómo mínimo, los siguientes pasos:

  • (Re) Definir su papel y encaje en la organización, para ello debe re-pensar el rol que quiere jugar en la empresa. Deberá redefinir su estructura de poder con el resto de silos y las instancias superiores, e impulsar un liderazgo tecnológico – digital en la empresa.
  • Redefinir los procesos que mantiene IT para relacionarse con el resto de silos de la empresa, de tal manera de incrementar la fluidez de las soluciones y dar respuesta ágil a la demanda de servicios tecnológicos de los silos
  • Redefinir los procesos de gestión interna de IT, de tal manera de dotarlos de agilidad y eficiencia en la entrega de servicios tecnológicos
  • Centralizar la información generada de esos procesos re-diseñados, y ponerla en la manos de los usuarios y de su propio personal, de tal manera que el usuario esté siempre en comunicación con TIC, y posea la información que le ayude a impulsar el negocio
  • Transformar aceleradamente el puesto de trabajo de los empleados, en conjunto con el silo de RRHH, deberá re-organizar toda la tecnología utilizada por los empleados, para incrementar la productividad de los empleados en su puesto de trabajo, y al mismo tiempo dotarlos a los empleados de la “adrenalina corporativa” que tanto necesitan

En resumen, un departamento TIC fortalecido y con un nuevo modelo de gestión es necesario para potenciar a las organización IT-Driven, de tal forma que le permita competir y ofrecer excelentes experiencias a sus clientes y asociados.