Uno de los conceptos que mejor define la Transformación Digital en la empresa es el Kaizen, o lo que es lo mismo, la mejora continua e integral en la calidad y efectividad de los procesos de negocios. Las organizaciones que gestionan a la organización bajo está filosofía del management, constantemente van incluyendo estrategias y/o tecnologías que faciliten la digitalización de la organización como un todo y su relación con sus clientes y stakeholders en general.

Uno de los errores frecuentes de las empresas, en especial los departamentos TIC, es emprender un “proyecto” de transformación digital en la empresa, como si fuese una actividad puntual y que se termina N tiempo después. La transformación digital para tener éxito, debe convertirse en una razón de ser, un Kaizen en la empresa, de tal manera de evaluar continuamente los procesos de negocios, las relaciones con los clientes, y la búsqueda de la excelencia operacional y experiencial de la empresa.

Kaizen significa mejora continua y fue creado en las fábricas japonesas para describir una filosofía del management para optimizar los procesos de producción en las empresas.

En tal sentido, y siguiendo está práctica japonesa, proponemos los 7 elementos clave en los procesos de transformación digital de la empresa:

  1. La mejora en la experiencia del cliente es un indicador clave para medir el éxito o no de la digitalización de los procesos de  negocio. La razón de ser de muchas empresas son sus clientes, y por lo tanto estos deben estar en primera fila de cualquier iniciativa por digitalizar procesos en el negocio. Se deben trasladar a los clientes los logros de estas iniciativas, de no hacerlo correremos con el riesgo de que la competencia se adelante y toma ventaja en lo que se conoce como la competitividad del negocio.
  2. Desarrollar nuevos modelos de negocio es otro factor esencial en las iniciativas de digitalización de la empresa. Que los stakeholders perciban que la empresa “se mueve”, que está viva, que adopta nuevos servicios y/productos, o que en definitiva abrace nuevas formas de relacionar con la empresa a través de canales digitales. Que comunique a sus clientes y al mercado en general nuevas Apps, productos y mejora en la calidad de su relación con los clientes.
  3. Un incremento en la productividad del talento o los trabajadores, está claro que cualquier inversión y esfuerzo en adelantar digitalización de la empresa debe incluir a sus “activos más preciados”. La transformación del puesto de trabajo, es un claro elemento de motivación de los trabajadores en la empresa, ya que esto redundará en una forma más productiva y efectiva, ahorrando costes y recursos en general a la empresa. El capacitar y/o formar a las trabajadores constantemente, creará un ejército de intra-emprendedores tecnológicos capaces de proponer iniciativas y mejoras en la forma de hacer las cosas, que sin duda alguna redundará en un fuerza laboral digital de nueva generación, capaz de impulsar a la empresa a esa organización digital que demanda el tiempo actual.
  4. Automatizar operaciones de negocios de tal manera de tomar ventaja y partida de la tecnología en su conjunto. Una de las grandes apuestas de este siglo es la denominada Internet de las Cosas (IoT), en donde las empresas pueden crear “redes” de cosas, conectadas a Internet, generando datos en tiempo real, y produciendo la suficiente información para la toma de decisiones de negocios. Sin duda alguna, esta automatización traerá consigo nuevas y mejores decisiones en área que tocan el corazón del negocio como son las operaciones del negocio.
  5. Paperless office, el viejo sueño de todo procesos de digitalización del negocio pasa por pensar en erradicar el papel (en lo posible) de los procesos de negocios, y por ende la temible burocracia que caracteriza buena parte del tejido empresarial. Aquí entran en juego roles y responsables de prácticamente todos los departamentos del negocio, facilitando su digitalización desde el primer momento de su creación. Por lo que podremos tener contratos, billetes de avión, constancias, certificados, facturas, y prácticamente cualquier tipo de documentación obtenida a través de certificados digitales seguros y confiables desde el inicio.
  6. El trabajo colaborativo y una mejora en la comunicación interna y externa es esencial y fundamental en cualquier proceso de transformación digital que se emprenda. El trabajar colaborativamente, y no por silos, traerá consigo una riqueza intelectual y empresarial sin precedentes, en donde podremos trabajar remotamente en un mismo documentos, en donde los involucrados puedan plasmar sus ideas y opiniones es un hito importante para el futuro.
  7. El fortalecimiento de los recursos humanos es fundamental en los procesos de transformación digital. Al fin y al cabo son las personas las que debe adelantar estas iniciativas, y sin una plantilla preparada y formada, corremos el riesgo del rechazo y/o malas implementaciones o interpretaciones de ello. Las personas deben estar al frente de estos procesos, y su preparación, para que puedan proponer mejoras continuas en los procesos a través del uso o aplicación de la tecnología es fundamental. No dejar con último eslabón a los trabajadores es una de las recomendaciones más acertadas que pueden asumirs los responsables empresariales.

Estamos en plena vorágine tecnológica, más que adoptar una tecnología de moda, lo que se debe es emprender una nueva filosofía del management como son los movimientos Kaizen, aligismo y lean, herramientas que aplicadas y utilizadas correctamente impulsaran a las empresas a un nuevo Stadium decididamente influencia por las mejores prácticas, la tecnología y un nuevo estilo del management empresarial.

Si deseas conocer cómo podemos apoyarte en la capacitación en estos temas, solicita más información en:

informate