Introducción

No hay duda que la Educación Virtual o e-Learning está de moda. Y te digo esta tendencia ira a más. La digitalización de los contenidos de educación y/o aprendizaje se acelera rápidamente a nivel mundial. Por solo mencionar un ejemplo, con las clases invertidas (Flipped Classroom) las instituciones podrán licenciar contenidos teóricos online para que los estudiantes los estudien fuera del aula, y muchas clases serán para realizar proyectos, prácticas y simplemente experimentar con los conceptos.

En tal sentido, la importancia de una sana y efectiva gestión del e-Learning, redundará en una educación de calidad. No importa si los estudios son presenciales, mixtos u online. Es por ello que insistimos que todo profesor entienda el concepto de e-Learning, para que pueda aplicarlo a su clase con éxito.

A propósito fueron profesores de ciencia quienes popularizaron el concepto de Flipped Classroom (Clase Invertida).

Mejores prácticas

Antes que nada definamos que es una “mejor práctica”. Wikipeda nos dice:

Un mejor práctica es un método o técnica que generalmente ha sido aceptada como superior a cualquier alternativa porque produce resultados superiores a los logrados por otros medios o porque se ha convertido en una forma estándar de hacer las cosas, por ejemplo, una forma estándar de cumplir. Con requisitos legales o éticos.”.

Podemos decir que aunque no es considerada un estándar al uso, en la práctica lo es. Son método o técnica de elaborar algo, y eso es clave en cualquier disciplina, y obviamente, el e-Learning no escapa a ello.

En tal sentido podemos comentar que las entre las mejores prácticas de e-Learning podemos destacar:

  1. Aplica “Microlearning”. Un concepto, idea, ejercicio a la vez. Manteniendo el vídeo, PDF, infografía o medio nos más largo de 5 minutos de duración.
  2. Aplica Diseño Instruccional e-Learning. Utiliza las más modernas técnicas para diseñar cursos o materiales multimedia. Todo cambia muy rápido y al estudiante le gusta disfrutar de los últimos adelantos en temas de experiencia de usuario y acceso.
  3. Optimizar la experiencia del estudiante. Muy en línea con el punto anterior. Intenta incluir la mejor experiencia de usuario posible a tus materiales multimedia. Para ello es recomendable aplicar las tendencias e-Learning en todo momento.
  4. Engancha al estudiante al curso desde el inicio. Evita un curso aburrido. Utiliza técnicas como Gamificación, retos, etc. Por ejemplo, realiza una “entrada” a lo James Bond.
  5. Aplica la Teoría de 7+/-2 de Miller. Estructura bloques de contenido o información siguiendo las pautas de George Miller, 7 más menos 2 piezas de contenido por bloque o módulo de contenido.
  6. Alinea tus contenidos con los objetivos de la institución. Recuerda que es un curso y el objetivo es aprender algo para incrementar la productividad.
  7. Multimedia variada. Evita la carga cognitiva y el aburrimiento del estudiante. Utiliza variación de elementos multimedia. Utiliza el Modelo ARCS, por ejemplo.
  8. No forzar contenidos pasados a e-Learning. Convertir, por ejemplo, presentaciones de PowerPoint a cursos online no funciona.
  9. Utilizar técnicas de acción. Por ejemplo Learning By-Doing y Project-Based Learning.
  10. Pasar lámina tras lámina. Como consecuencia de puntos anteriores, no aburras al estudiante “obligándolo” a pasar página tras otra. Leer página tras página.
  11. No incluyas vídeos, lecturas o “láminas” demasiadas largas.

Son 11 prácticas sanas que te ayudan a gestionar proyectos e-Learning de nueva generación.

Os dejo adicionalmente otros 2 mejores prácticas para impulsar los proyectos e-Learning:

  • Agile-Scrum. Utiliza agilidad para mejorar el Delivery de los proyectos.
  • Design Thinking. El diseño y el servicio están de moda, incorporar esta metodología en tus proyectos, sin duda alguna mejorarán tus proyectos.

Más información sobre cómo aplicar mejores prácticas e-Learning: