Definitivamente la era, la semiótica y el lenguaje que viene serán digital. Las futuras generación de profesionales, independientemente del área de conocimiento y modalidad de estudios (presencial, mixto o virtual), irrumpirán en un mercado marcadamente digital. Aparecerán nuevos roles o cargos que desconocemos, y por el contrario, muchos de los que conocemos hoy sencillamente desaparecerán.

Aún recuerdo, cuando trabajaba en un gran banco, en el área de tarjeta de créditos, las denominadas entonces transcriptoras de datos. Su trabajo era, simplemente transcribir/digitalizar los vouchers o comprobantes detransacciones con tarjetas de crédito que recibía el banco.

Con la llegada de los datafonos, más de 200 puestos de trabajo desaparecieron con esa simple tecnología y automatización de los procesos. No hay duda que la amenaza de hoy día, la ciernen los Robots sobre muchos puestos de trabajo existentes. Veremos.

La educación superior y la transformación digital

Es claro que los centros de enseñanza superior no escapan a esa realidad. Máximo cuando son responsables de capacitar/formar las generaciones futuras. Precisamente allí en donde entra la transformación digital, y la gran pregunta es: ¿Cómo se debe adaptar la educación superior a la era digital? Os propongo 11 estrategias que considero clave para lograrlo.

  1. Educación Virtual. Definitivamente flexibilizar espacios educativos a la vez que se incluye el lenguaje digital, y se aprovechan ventajas como ahorros, productividad y colaboración sin duda alguna apuntan a un cambio en la cultura de la enseñanza – aprendizaje. Aun cuando los estudios sean presenciales, es casi obligatorio incluir un porcentaje de las asignaturas o materiales en modalidad virtuales. No sin mencionar que muchos de todos los Másteres y postgrados deben incluir algún tipo de virtualidad en su estrategia de impartición.
  2. Liderazgo y cultura digital del profesorado. Los responsables últimos de capacitar y formar a las nuevas generaciones, y está claro, y parece obvio (aunque no en la práctica) deben estar capacitados y formados en nuevas tecnologías, de tal manera de impulsar un cambio en la cultura de sus instituciones. Un cambio en la mentalidad del profesor impulsa un cambio en la cultura de la institución. Punto. La educación superior no escapa a ello. Es por ello que resulta imperativo la certificación digital del profesorado.
  3. Tecnología Mobile. La universidad en el bolsillo. No sé si tienes la misma impresión que yo, pero las instituciones de educación superior (en general) son bastantes burocráticas en sus procesos. Son percibidas como verdaderos dinosaurios en la forma de relacionarse con sus clientes: los estudiantes. Fomentar y potenciar las Apps mobiles así como nuevas tecnologías que le faciliten la matriculación, tutorías, solicitud de documentos, notas, expediente, etc., de manera segura y constante. La tecnología mobile resulta nativa para la generación Millennials que accede a la educación superior, y es por ello que su incorporación resultada casi indispensable.
  4. Automatización de procesos. Como consecuencia de puntos anteriores, los esfuerzos se deben orientar, tanto para el área académica como administrativa, en automatizar los procesos de gestión académica y administrativa de las instituciones. En especial a las que involucren a profesores, estudiantes y trabajadores de la institución. Análisis end-to-end y BPM resultan muy útiles en ello.
  5. Inteligencia Artificial. Está claro que la inteligencia artificial ha venido para quedarse. El poder incorporarla a las grandes bases de datos generadas de la relación profesor – estudiante, ayudará a optimizar procesos y relaciones entre los stakeholders. Poder predecir comportamientos y guías (caminos) de aprendizaje sin duda alguna será un éxito para el sistema como un todo.
  6. Realidad Aumentada (AR) – XR. Siembre he comentado que todo el conocimiento generado por el hombre será digitalizado de alguna manera. Si incluimos dentro de esas capacidades imágenes 3D y multidimensionales en donde el estudiante pueda acceder a contenidos interactivos de manera virtual, será un gran aporte para la educación, No sin mencionar la motivación y grado de involucración de los estudiantes en los estudios. Sin duda alguna, una de las tendencias en marcha en los procesos de digitalización de contenidos. La Realidad Aumentada, Virtual e interacción es una de las grandes tendencias que se visualizan. Ya muchas universidades han creado departamentos específicos para crear contenidos multimedia de nueva generación.
  7. Cloud Computing y Trabajo Colaborativo. Sin duda laguna la nube es la electricidad de este siglo. El nuevo PC es la Cloud. Un PC sin conexión a la red hoy día es prácticamente sin valor. El poder potenciar las relaciones estudiantes – estudiantes y profesor –estudiantes en la nube, sin lugar a duda a punta en un cambio en mentalidad y cultura de los involucrados. Aún mantengo fresco trabajos de fin de diplomado en grupos, conformados por estudiantes de diferentes -países y todos trabajando colaborativamente en la nube. Las herramientas existen y la riqueza digital es impresionante.
  8. Big Data para personalizar el aprendizaje. Imaginar el poder, en forma prácticamente instantánea, generar rutas o itinerarios de aprendizaje basados en comportamientos previos de los alumnos, sin duda alguna redunda en una motivación a los estudios y por ende a la investigación. La inmensa cantidad de datos generados en cada curso académico, es un material valioso para proponer y crear nuevos productos, itinerarios y elementos de aprendizaje, acentuando el enganche por parte de los alumnos e impulsado al profesor a innovar y crear.
  9. Otra tecnología llamada disruptiva. la cual persigue entre otras cosas crear nodos de información basada en redes P2P. Uno de los usos en educación superior es la emisión de diplomas y certificados basados en esa tecnología, de tal manera, de evitar la dependencia “física” de una institución. Con la emisión certificada y/o notariada de un diploma o título, los egresados solo muestran el Link o enlace del título, a más puro estilo del CV en Linkedin, garantizando que estarás en posición de él, en cualquier lugar del mundo donde te encuentres.
  10. Internet de las cosas. Otra de las tendencias que debe ser analizada para incorporarse a la educación superior. En especial en los elementos, laboratorios, libros y cualquier “cosa” de valor para los profesores y estudiantes., es de interés capturar datos y convertirla en información para la toma de decisiones.
  11. UI y UX: percepción y corrección en tiempo real. La experiencia del cliente de la educación superior: el estudiante, ha de ser de nueva generación. Precisamente los Millennials, están expuesto a todo tipo de tecnología a su alrededor. El poder entender sus necesidades y adaptar sus interacciones digitales para un mejor provecho de la experiencia es una realiza. La experiencia de usuario así como la interface en la comunicación ha de ser de máximo nivel para el éxito.

Como veis, la transformación digital es un reto en donde deben “navegar” las instituciones educativas de esta era. El “cliente” al que deben prestar el servicio está y estará expuesto cada vez más a un mundo digital. Y muchos más, egresarán y entrarán a un mercado laboral en donde los robots, Big Data, trabajo colaborativo, cultura digital, por mencionar unas pocas, estarán a la orden del día.