Cloud Computing es el nuevo paradigma de moda de la industria informática. Cloud es un eufemismo de Internet, o mejor dicho, Cloud Computing abarca varios modelos de negocios tradicionales en Internet. Se trata de una nueva generación de servicios tecnológicos que descarga de peso a los centros de procesamiento de datos. En contraposición, las organizaciones usan servicios de proveedores externos, por ejemplo, aplicaciones y datos están almacenados en la Nube, pagando solo por el uso que se les dé, sin la necesidad de realizar inversión alguna. ¿Atractivo, no?


Pero el concepto va más allá, Cloud Computing en su concepción más purista, abarca varios frentes de negocio. Ello son: Storage-as-as-Service (almacenamiento como servicio), Software-as-a-Service (SaaS) – Aplicaciones de software como Servicios, Infraestructura como un servicio (IaaS), y plataforma como un servicio. Traducido a lenguaje coloquial, significa que podemos tener a nuestra disposición un centro de procesamiento de datos sin realizar ninguna inversión (solo pagar por el uso que demos), o por el contrario, podemos tener una aplicación, y pagar  solo por el uso que le demos. No necesitamos desarrollar, mantener y mucho menos invertir en aplicaciones. Todo el peso de la inversión pasa a manos de un proveedor, quien trata de beneficiarse del concepto de economía de escalas. A título de ejemplo, si necesitamos un servidor para alguna aplicación, podemos «alquilarlo» por el tiempo que lo necesitemos, pagamos por el uso que le demos, y luego nos damos de baja del servicio.

Si tratamos de extrapolar el concepto al e-Learning podríamos tener muchas ventajas en el uso de Cloud Computing. Veamos algunas ideas:

  • Software-as-a-Service. Cualquier colegio o instituto superior, puede utilizar los servicios de un LMS (Plataforma de e-Learning) sin necesidad de invertir en hardware y software, y mucho menos en personal para mantener a la aplicación. El colegio contrata el servicio con algún proveedor y éste le proporciona una aplicación 100% online para que gestione sus cursos y contenidos online.
  • Contenido-as-a-Service. Aunque este modelo no es nuevo, se trata de la contración de cursos online para que la empresa pueda formar a sus trabajadores, sin la necesidad de realizar inversión alguna. Una vez finalizado el curso, se deja de pagar el servicio.
  • Infraestructura-as-a-Service. Si decides realizar por cuenta propia la gestión de la plataforma e-Learning, puedes contratar el servicio de Hardware con algún proveedor externo. Ahorrando la inversión de capital necesaria para mantener a la aplicación e-Learning.
  • Biblioteca-as-a-Service. Están de moda los servicios de biblioteca en la nube. Solo se paga por el servicio, no requiere de inversión de capital.

En general, Cloud Computing resulta en una atractiva alternativa a los modelos tradicionales de inversión tecnológica, en especial para colegios, institutos y otros centros docentes en donde la gestión de centros de procesamientos de datos, suelen ser costosos, y en muchos casos difíciles de entender.

Cloud Computing, hace realidad que el colegio de mis hijos pueda ofrecerles una alternativa de aprendizaje, muy en sintonía en la sociedad en donde vivimos, o mejor dicho, en donde vivirán nuestros hijos.

 [/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]