A propósito del lanzamiento del servicio de Conferencias Web & Webinars, de ITMadrid – IT Business School, he reflexionado acerca del verdadero papel de las denominadas nuevas tecnologías. A diario, recibo cientos de e-Mails invitándome a todo tipo de evento tecnológico, que van desde desayunos, hasta lanzamiento de productos y servicios.Una cosa tienen en común todos esos eventos, al menos a los que suelo asistir, y temo que no me equivoco, cuando comento que, no hay conferencia, seminario, desayuno, jornada práctica, demostración de producto o evento tecnológico en donde la promesa o propuesta de valor no sea la reducción de gastos. Es la estrategia comercial por excelencia de muchos proveedores de tecnologías, que claro, con razón quieren impulsar las ventas de sus productos o servicios.Aún tratándose de eventos en donde «venden», por ejemplo, la formación online, el roce comercial, con los clientes sigue siendo presencial y tradicional. Si observamos el comportamiento de muchos «evangelistas» tecnológicos, la promesa no pasa por casa. Multitud de eventos invaden las ciudades, con claro interés por la tecnología, pero bajo premisas de mentalidad 1.0. Por qué será que muchos eventos no vienen impulsados por las propias tecnologías que «venden». Me explico con un ejemplo; vendo productos e-Learning o alguna solución colaborativa, ¿por qué no se realiza el evento de forma virtual? ¿Por qué se invierte en traer un súper gurú de las nuevas tecnologías desde países lejanos, cuando perfectamente puede impartir el seminario de manera Web para la audiencia de manera casi-perfecta? ¿Qué pasa, que aún existiendo la Internet 2.0, se continua con una mentalidad 1.0, o mejor dicho, Negocios 1.0.?Usa solución perfecta, para todos esos eventos, seria la denominada Internet 2.0. Impulsada por una red más social, colaborativa, interactiva y cooperativa, la hace inmensamente rica, si la utilizamos correctamente y aprovechas al máximo sus potenciales. La nueva Internet, abarca conceptos tales como las Redes Sociales, Blogs, el e-Learning 2.0, el e-Commerce 2.0, las herramientas colaborativas, Conferencias Web, Webinars, entre muchas otras.Pero a que se debe que, aún existiendo la tecnología, y más aún, evangelizando a sus usuarios, los comerciales y propulsores de ella, aún continúan aplicando tradicionales prácticas elementales. A nuestro juicio, y tratando de analizar que influye para tal comportamiento, hemos detectado las siguientes barreras en las mentes 1.0.

La Cultura
Está claro que la cultura del país es esencial para un desarrollo y uso más difundido de las nuevas tecnologías. No solo la transferencia tecnológica ha de ser un recurso válido de la sociedad, ha de crear cimientos educativos que apunten hacia una cultura de la creación y no de las transferencia o asimilación tecnológica. Una clara apuesta por un mundo cada vez más tecnológico, y tecnológico en un sentido amplio, en donde los ciudadanos sean actores activos y no solo observadores. Que se potencie desde la escuela su uso, dando pasó así, con los años, a la innovación y a la creación que tanto necesita el colectivo. Las nuevas tecnologías, serían una apuesta sana de cara al futuro, en donde Internet juegue un rol central y determinante.

La Generación Y
Claramente es un factor determinante en la mentalidad 1.0. En países con una alta dispersión de edad de su población, las nuevas generaciones, representada por jóvenes en plena efervescencia, han desarrollado, y lo seguirán haciendo, tecnologías que de alguna manera moldean y van transformando la forma de comportarnos, especialmente en la Red. Obviamente, muchos de los «propulsores» de tecnologías, ya en edad de pre-jubilación, no entienden a la nueva generación. Al evangelizar servicios y productos bajo estas modalidades, no entienden y/o comprenden su alcance. Utilizando viejas formas para «mercadear» las nuevas tecnologías. Claro ejemplo lo representa el e-Learning, en donde muchos proveedores siguen impulsando el concepto a través de viejas prácticas, e incluso enseñando o aprendiendo, al más puro estilo tradicional.

El Roce Social
La escuela soviética, propulsora del aprendizaje y necesidad del contacto social, es claro ejemplo de que «somos sociales por naturales». Aún, en plena era del Facebook, muchas personas aún persisten en la idea de «reunirnos» o realizar un evento para «intercambiar» opiniones. Con la marcada improductividad, que ello conlleva, seguimos «intercambiando» y propulsando tecnología, al viejo estilo soviético. La necesidad latina de vernos, es un claro óbice al desarrollo de una mentalidad más abierta y productiva.

Economía y Finanzas
Obviamente con claras cuotas de negocio que cubrir, y definiendo el propuesto, bajo mentalidad 1.0, los tecnólogos evangelizadores sobreponen los intereses «corporativos» a los ciudadanos, claro está no es su razón de ser, pero ante una administración burocrática, y poco amable con la tecnología, pareciera que la sociedad que a expensas de los mercaderes, claros propulsores lógicos de las nuevas tecnologías, en donde la economía y finanzas es su norte.

El vendedor que no cree en si mismo
Constantemente en foros y evento tecnológicos, los evangelizadores de la tecnología dan clara apuesta por la mentalidad 1.0, en lugar de utilizar lo que venden, siguen pautas añejas para vendernos «nuevas tecnología». Pareciera que los compradores son los que deben implantar el Internet 2.0, dejando claro está, a los evangelistas en la mentalidad 1.0. Como se puede vender Internet 2.0 y aún seguir aplicando los conceptos de mentalidad 1.0. Parece contradictorio, sigue así y continuará así. A modo de anécdota, hace días asistí a un evento sobre Cloud Computing en una importante escuela de negocio de Madrid (España), me sorprendió claramente, que uno de los principales exponentes, realizó su presentación desde la Nube. Haciendo claro alusión de que usa lo que predica. Claro está, el presentador era del extranjero.

Pues bien, estos son algunos de los aspectos que consideramos contribuyen a la mentalidad 1.0 en un entorno de Internet 2.0. Te invito a que reflexiones un poco y que incorpores otros factores que consideres oportunos.

Ante tales argumentos, el reto es claro: Como evolucionar de la Mentalidad 1.0 a la Mentalidad 2.0. No es sencillo, se trata más bien de impulsar un nuevo modelo de desarrollo, o más bien, un nuevo modelo de sociedad. En donde sus individuos no sean unos meros consumidores de tecnología, cosa que no está mal en si misma, sino que el contrario, debemos continuamente crear esfuerzos orientados a crear y desarrollar tecnología, de una manera más productiva y efectiva. En donde la propuesta de valor y la tierra prometida del ahorro y el desarrollo continúo sea logrado a cabalidad.