No hay duda que una de las más relevantes tareas de cualquier manager responsable de la Informática o la Tecnología de la Información en cualquier organización es la planificación o planeación estratégica. Junto al control, dirección y organización, la planificación si es estratégica mejor.

Vivimos tiempos de cambio, crisis continuas, hiper-información, big data, movilidad y socialización de las empresas. Todo ello unido a un cambio morfológico y social del consumidor. Todas esas variables comentadas, aunados a los avances continuos en la tecnología, sumerge a la organización en una especie de vorágine y paranoia que la hace difícil de gestionar.

Está más que comprobado que la tecnología es una herramienta de clara diferenciación entre países, empresas y personas. El adoptar nuevas tecnologías e incluirla, por ejemplo, en el aparato productivo de una empresa, la hace una empresa más competitiva capaz de afrontar los desafíos de las nuevas realidades.

Precisamente allí es cuando entra la palabra “estrategia” especie de camino o ruta a seguir para llevar a la organización a mantener una buena posición a mejores posiciones. El revisar las variables antes mencionadas lo hace más proclive a revisar el camino y seguir una senda de crecimiento y buena salud.

La palabra estrategia bien entendida se adapta y/o formula para alcanzar mejores posiciones en el futuro. Para lograrlo, hemos de analizar una serie de variables que son propias de nuestro mercado, y/o entrono que nos rodea. Así como variables generales o globales en donde se compite, bien sea, a nivel local, regional o global. La estrategia ha de definirse y formularse formalmente, con el simple propósito de intentar alcanzar los objetivos, con el tiempo, algunas estrategias se descartan, otras emergen, añadimos estrategias informales y obtenemos o logramos aquellas estrategias que han sido efectivas en nuestro propósito.

La planificación o planeación estratégica TIC la podemos definir como:

“Un plan estratégico IT es un tipo específico de plan estratégico que permite a una organización conocer dónde están y hacia dónde quieren ir en el futuro con respecto a la tecnología y su relación con el resto de la organización.”

Para realizar este análisis necesitamos una serie de herramientas de gestión que ayudan a definir y perfilar ese documento presentación que denominamos plan estratégico de tecnología de la información. Algunas herramientas son:

  • Análisis PEST. (Político, Económico, Social y Tecnológico). Es necesario realizar un análisis PEST de nueva empresa. Analizando crudamente las variables en donde se desenvuelve nuestra organización.
  • Análisis DAFO. (Debilidades, Oportunidades, Fortalezas y Oportunidades). Desde 2 perspectivas, la interna y externa. Debemos conducir un análisis de la empresa.
  • Situación actual. Con indicadores en mano, cuál es la situación actual de la empresa en materia de Tecnología de la información.
  • Definir Objetivos. Sin son SMART mejor, ya que nos ayudan a medir a través de métricas un resultado tangible. Y conocer si hemos llegado o no al nuestra meta.

Todo lo anterior, continua con una serie de parámetros definir entre el equipo de IT, los stakeholders clave, los Power Users más cercanos, y quizás con algún consultor – facilitador que nos ilustre y nos ayude en el proceso.

Toda esta metodología, ilustrada con casos prácticos de primer nivel lo analizamos en nuestro prestigioso curso “Planificación Estratégica de Tecnología de la Información”. El framework StrateTI define todo los elementos necesarios para construir un plan IT Agile de éxito. StrateTI incluye:

  1. Análisis del entorno
  2. Definir los Objetivos IT
  3. Formular Estrategias TIC
  4. Tener presente la estructura organizacional, la cultura y la gestión del cambio
  5. Mejorar la gestión de los proyectos
  6. Controlar las finanzas IT
  7. Mejorar las operaciones IT
  8. Optimizar la comunicación

Por último, podemos definir Planificación Estratégica de Tecnología de la Información (PETI) como un proceso de definir un conjunto de acciones y decisiones que apoyen la consecución de objetivos previamente definidos, con la clara intención de apoyar los objetivos corporativos y negocios previamente definidos.

Más información en;