TRANSFORMACION

Por la intrínseca naturaleza de la tecnología, de evolución, innovación y cambio, continuamente salen al mercado herramientas, técnicas, conceptos y metodologías cuyo único propósito es incrementar la competitividad de las organizaciones. Y por competitividad entendemos básicamente 3 variables:

  • Ahorrar gastos,
  • Incrementar ingresos y/o
  • Incrementar la experiencia de usuario y usabilidad de nuestros productos y servicios.

Desde Client/Server, Internet, ERP integrados, eCommerce, Cloud Computing. SOA, y más recientemente, conceptos como Lean IT, Transformación Digital, Agile Management, por solo mencionar unos cuantos, solo persiguen precisamente eso, incrementar o añadir valor a la organización.

Pero si echamos un vistazo al stadium tecnológico imperante hoy día, el concepto de Transformación Digital domina la escena. No hay conferencia, coloquio, empresa o proveedor que esté bajo su influencia. Todo el mundo habla del concepto. Está de moda, y los próximos años veremos más artículos, posts, productos y consultoras entrando en escena. Al fin y al cabo nos movemos como grandes rebaños quienes vamos siguiendo algún elemento que nos proporcione dirección.

Basado en ello, y quizás para dar solidez a la dirección de tecnología e la información, resulta especialmente imperativo un sólido modelo de gestión de los activos (tangibles e intangibles) con los que cuente la empresa. Un Management robusto, no solo analiza y procesa las modas en su justa medida, sino también las valora y adopta de acuerdo a parámetros de madurez tecnológica en la empresa, cultura, formación del talento, y por supuesto del estilo de liderazgo imperante en la organización.

Un concepto que debe estar en la agenda de gestión de cualquier departamento IT, es definitivamente un Business Case. Lo hay de diferentes tipos y formatos. Perfectamente adaptado a la idiosincrasia de la organización, ya que es un documento que impone, entre otras cosas; gobierno, disciplina y profesionalidad. Por su naturaleza, un Business Case, sirve para definir o plasmar entre otras cosas;

  • La visión que tiene la empresa de la Transformación Digital (por ejemplo)
  • Análisis PEST / DOFA (Interno y externo)
  • Objetivos SMART a alcanzar
  • Estrategias de adopción (con alternativas mucho mejor)
  • Formación del talento
  • Riesgo de adopción (o de no adopción), y quizás lo más importante,
  • Cuánto vamos a invertir en ella (CAPEX) y cuánto esperamos recibir (TIR)

Un Business Case es una herramienta anti-moda, que debe estar en primera fila de las herramientas del management de un departamento IT, ya que nos facilita el dilucidar claramente toda (o prácticamente toda) la metadata de una nueva iniciativa de inversión (proyecto). La transformación digital como estrategia, en definitiva nos va a conducir a un Programa, en donde múltiples proyectos, perfectamente alineado en una Roadmap, nos sirve de faro en el proceso de transformación y modernización de una empresa.

Es por ello que cualquier inversión o decisión en transformación digital, debe ser valorada cuidadosamente, a objeto que facilite la comunicación y cohesión de objetivos de todos los stakeholders involucrados en un proyecto de tal naturaleza y envergadura en la empresa. Inexorablemente, toda estrategia de transformación Digital, debería comenzar con un Business Case de alto nivel, que analice y documente los principales logros que queremos lograr con ella, que cuantifique en el tiempo la inversión y los riegos en las cuales comprometemos los activos y recursos de la empresa para los próximo años.

Y todo ello, de la mano de una de las variables más importante en este tipo de proyecto: La Comunicación. Un Business Case puede ser visto como la partida de nacimiento de proyectos de Transformación Digital, perfectamente documentado y comunicado a los Stakeholders (interesados) involucrados o impactados en la implantación y/o adopción de cambios en la organización.

Más información sobre cómo abordar el concepto de Business Case en una estrategia de transformación digital en:

informate